Celebrar el asco

DSC_0704

Voy a beber por cada hijo de puta que me ha hecho una cicatriz, superficial o profunda, y por cada centímetro añadir dos gotas más.
Voy a fumar por cada vez que me han hecho llorar o han estado a punto de conseguirlo, y por cada lágrima, un par de gramos más.
Voy a salir a perderme por cada vez que me han subestimado, menospreciado, infravalorado, y gritarles en la cara que me cabrea su egocentrismo, superioridad y fachada. Voy a dejar de callarme todas las cosas que me molestan, que me duelen, que me hacen dudar de mi misma, y escupirlas en forma de verdades hirientes, y ¡celebrar el asco! Ya me importa una mierda que me respeten o no. Yo tampoco los respeto a ellos.

Anuncios

Estamos en la Droga desde que algo se torció.

DSC_0418

Follábamos como trenes, luego te dije
Con dos líneas se dibuja la cruz de mi desastre.
Donde quieras que estés salvé mi juventud en esos calvos
Me tatué con sangre el recuerdo de esos polvos
No te escucha ni el tato como te va a escuchar
Si está conmigo limpiándome las babas por si poto
A cuatro patas va mi libertad sedienta suelto y no gratis que estaban entre rejas
Venas y agujas, que ya no pueden volver atrás, víboras
Para mí la noche ya no cae se abalanza
Pon el peso de mi vida en tu balanza,
SÍ QUE ES VERDAD QUE CON BILLETES SE APRENDE MATEMÁTICAS.

S. II

TADCIMH

Es curioso como varía la locura en función de los momentos y las situaciones. A veces me vuelvo un huracán llena de razón y cordura, y otras, sin embargo, como ahora, estoy completamente calmada y sin embargo en mi interior noto que no estoy nada cuerda, estoy intranquila, volátil, irascible, nerviosa… y es que a veces terminar de aceptar las verdades que ya sabías, se vuelve un poco más cuesta arriba de lo que parece. “No me importa” te repites una y otra vez, y cuanto más te lo repites más te machacas, porque todavía piensas en ello. “Las cosas nunca llegan cuando uno quiere” piensas. “Podría ser peor” continúas… y da igual cuantas cosas hagas para callar esa alarma que a veces se enciende y que te consume con tareas absurdas y conversaciones intrascendentes… Las voces erosionan tu interior y comienzan a crear un vacío de preguntas retorcidas para las que ya sabes que no hay respuesta. Por suerte, aún tengo alicientes para seguir llenando ese vacío esperpéntico que me desquicia, salidas nocturnas sorpresa, drogas, sexo y rock n´roll son ya una forma de vida, parte de mi, de mi personalidad… Es curioso todo lo que se puede hacer cuando se está sola. Todo el tiempo sobrante de la cloaca de “la vida normal” es absolutamente para mi, y aunque sea desquiciada y serena, sigo haciendo mi pequeño camino, y eso, es lo único que hace que no sea un huracán aunque sea llena de razón y cordura.

“El pasado ya ha pasado, y por él nada hay que hacer.
El presente es una mierda, y el futuro no se ve.”
(Eskorbuto)

Revelaciones

DSC_0605

Hace a penas un mes que mi vida ha cambiado radicalmente. Pero tan radicalmente que contradicciones que creía irresolubles se han aclarado para dar lugar a otras nuevas, y eso me hace feliz, hacía mucho que no salía de mi zona de confort de contradicciones conocidas.

Hacía tiempo que a pesar de las adversidades no me sentía tan realizada sin ser tan siquiera en mi campo. Madurar o crecer a pasos agigantados… y la hostia será tremenda,pero merece la pena. Merece la pena intentarlo. ¿Qué me queda si no? Si el no, siempre lo he tenido… es hora de labrarme más preguntas, más intereses, más retos, más aceptaciones…

Que a la gente, le encanta mellar lo suficiente como para autoboicotearnos con 3 frases bonitas sin haberlo ni intentado… es tan fácil ponerse en la piel de los demás a veces, que olvidamos de que está hecha la propia…y con qué queremos mejorarla…

Terrorismo emocional/amigos

DSC_0456

¿Sabes ese momento en el qué te das cuenta de cuales son tus amigos? Si ese puto momento en el que tu vida es tan puta mierda que aunque no tengas su misma opinión, es el único lugar en el que poder refugiarte, el único lugar en el que no te juzgan, y aunque lo hagan, se lo guardan, no tiran por tierra tus sueños, sino que los alimentan. En eso consiste la buena gente de verdad. En quién no te juzga por tu pasado, en quien debate, en quién te hace crecer a pesar de las diferencias, y quien te hace aprender sin imponerte nada, quién siempre te respeta lo mínimo como para quererte por lo que eres, no por lo que quieres ser, y aún así, nunca deja de alentarte a que lo intentes… me siento tan agradecida, que si me muero mañana aunque no me haya realizado, aunque llore por ello, la verdad es que moriría feliz. Yo sé que John Wayne, tenía razón: “Hay que ser de los buenos, porque ya hay demasiados malos…” y puede que esté equivocada, pero me ha valido más el último mes de mi vida que 23 años de mentiras piadosas… Gracias, amigos. (al menos, los pocos que he tenido ;))

Atentamente: tu talento.

DSC_0695

Querido yo, soy una parte de ti. ¿Cómo estás? Quizás te sorprende que te escriba, pero hace demasiado tiempo que no tengo noticias tuyas.

¿Te acuerdas de cómo nos conocimos? Bueno, nunca nos presentaron oficialmente, lo nuestro fue más un choque afortunado a toda velocidad. Sin protocolos, sin prueba piloto, sin protección.  Tú me decías cosas bonitas al oído, y yo, inocente de mí, me las creía todas. Juntos dibujábamos, bailábamos y cantábamos convencidos de que el mundo nos necesitaba.

La escuela y la familia nos animaban y premiaban, como si aquel arte tan nuestro fuera de todos y para todos. Se sentía bien, muy bien. Todos estaban encantados con lo nuestro, y la identidad era algo que se celebraba, las ilusiones eran entonces normales porque tú eras un niño.

Los años pasaron y la poesía y las novelas entraron al ruedo, pero no para dejarnos K.O sino para gritarnos que podíamos hacer cualquier cosa. Aprendimos a amar las palabras, a creer que todo era posible.  En otros mundos, personajes que jamás conoceríamos confiaban en nosotros, alimentándonos con algo mágico que aún hoy no alcanzo a comprender. Y nosotros, sentíamos que de algún modo, les debíamos algo grande.

Estábamos comprometidos, éramos invencibles, pero cuando creciste, algo se estropeó.  Todo ocurrió tan rápido… el miedo, el juicio, el sistema y tus hormonas aceleradas.  De repente, lo que siempre te encantó, lo que te hacía especial, ya no parecía importante.  Te convencieron de que nada de todo aquello te haría llegar “lejos”, y yo tuve que verlo.

Ver cómo sentías esa contradicción, cómo la presión social te llevaba a lo práctico, a lo útil, a lo instrumental. Lo abstracto, lo rebelde, tenían ya una fecha de caducidad. El error bello se volvía vano y dejaba de ser celebrado, el instinto era el riesgo de tirar tu vida por la ventana.

Estudia algo “útil”, consigue un “buen trabajo” y gana mucho, mucho dinero. Sobre todo, no hagas algo que te haga feliz, no vaya a ser.

Niño, que los artistas se mueren de hambre, que la pasión es barata y luego tu tontería nos va a salir cara. Nosotros creemos en ti, pero para que hagas lo que nosotros queremos. Lo que la vida ya no espera de nosotros, y si lo esperó algún día, nos dio igual.

¿Te suena? Bueno, siempre fui un poco dramático, pero… me dejaste de llamar.  Aun así, no he dejado ni un día de pensar en ti. En lo bien que lo pasamos, en todo lo que fuimos y si tú quieres, aun podemos ser.

Por eso hoy te escribo: si en algún rincón de tu yo ocupado y acelerado nos echas de menos… cuídame. Corre ya al sótano a por nuestro Uquelele y démosle la tarde a los vecinos.  Recupera tus viejos dibujos y riámonos de ellos, con cariño.  Olvida lo serio, lo correcto, lo esperado. Recuerda lo orgulloso que te sentías al leer ante todos lo que escribías, porque –y no aunque- era parte de ti.

Oscar Wilde decía “Podemos perdonar a alguien que cree una cosa útil siempre que no la admire. La única excusa para crear una cosa inútil es admirarla muchísimo”.

Así que abraza quien eres y lo que hacías como nadie. Inspira al mundo y cámbialo un poco, o al menos, diviértete desconcertándolo. Crea, cree, construye. Porque eres único e irrepetible. Porque te da la gana.

Y recuerda -cuando las fuerzas fallen o te sientas desnudo- que le debes esto al mundo, y que no estás temblando, que es tu talento que palpita.

Atentamente;  Tu talento.

Texto: Clara Montes.

Libre

DSC_0346

No quiero la compañía de nadie, ni que me abracen por la espalda mientras duermo. No quiero que se preocupen por mi sin haber pedido ayuda, no quiero que me dirijan, que me controlen, que traten de adelantarse a mi pensamiento.No quiero compasión, ni que me perdonen si no me he disculpado. No quiero que esperen de mi, no quiero que me exijan, no quiero cumplir expectativas, ni quiero ser la mitad de nadie, ni la mejor amiga, ni la peor nada.

Me gusta estar sola, por eso no me pongas una correa y déjame libre. Si vuelvo es porque habré visto algo que merece la pena, pero no esperes que no merodeé por jardines ajenos. Estoy aquí para pasar el rato, para compartir, no para quedarme contigo.

Lo verdaderamente dulce, es compartir

DSC_1680

“Estoy feliz. Me siento como una niña en una tienda de gominolas. Fascinada por todo, queriendo probarlo todo, sugestionada por los colores y olores de la atmósfera de mi alrededor. Euforia quizá. Más cautelosa tal vez, pero con el mismo entusiasmo. Y querer probar de nuevo el sabor de los caramelos, y arriesgarte a desenvolverlo y a que se te caiga en el intento, y si no se cae, mejor, y si no a probar con otro. Eso es mirar la vida con hambre, de querer crecer, de endulzarte, de salivar, y de compartir… porque, lo que más gusta de los dulces, es poder compartirlos y saborearlos a la par…”